Nosotros

Con una historia que se remonta a los albores del siglo XX, de fuerte arraigo en la cultura del oriente venezolano y forjada al calor del espacio familiar, la marca Crispín Patiño ha crecido al ritmo de la Cumaná que le vió nacer, impregnándose de sus coloridos matices y haciendo parte de una cotidianidad llena de anécdotas entrañables.

El aporte creativo de cada generación ha sabido enriquecer la dinámica laboral en nuestras facilidades de producción, enfocando la capacidad instalada hacia la satisfacción de un mercado fiel, a quien se aprecia y estima como otro pariente más.

El desarrollo de los productos ha vivido a su vez interesantes etapas, incorporando valor agregado al portafolio para cerrar hoy día con una oferta muy balanceada, en donde se expresan destrezas y conocimientos adquiridos a lo largo de este particular recorrido.

Cada puro de nuestra fábrica es un reflejo de la tradición cumanesa, de su gente y sus vivencias, es una experiencia que pretende trasladar al consumidor a paisajes de ensueño, bañados de selva, mar y sol; que intenta compartir un sentir, una pasíón.... porque en esta empresa amamos lo que hacemos y lo que hacemos nos enamora cada día un poco más.

Logo Crispín Patiño