El Celofán

Por Editor, 07/23/2016 - 14:34
Nuestros puros son empacados individualmente en celofán

Contrario a la clásica "primera impresión" el celofán no es un material plástico, es un polímero de origen vegetal que se produce a partir de la celulosa. Fue inventado casi por casualidad por el químico suizo Jacques E. Brandenberger a principios del siglo XX, cuando intentaba crear una tela que pudiera repeler líquidos en vez de absorberlos; las posibilidades que se asomaron tras las primeras pruebas, le hicieron desistir de ese primer objetivo, para concentrarse en esa película transparente que había desarrollado (en principio) como agente aislante. Le tomó años refinar la idea, pero ya para 1912 había fabricado una máquina capaz de producir láminas de este nóvel material, al cual llamó "celofán" como un juego de palabras entre "celulosa" y "diáfano" (transparente).

Su baja permeabilidad contra la humedad, las grasas y las bacterias lo hicieron rápidamente popular como material de empaque en la industria de los alimentos, y en el caso de los cigarros, fueron utilizados por primera vez en la fábrica de la familia Newman en los Estados Unidos, iniciando así una práctica que hoy día se ha vuelto casi un un standard para el sector.

No falta quien diga que el celofán es innecesario cuando se almacena el tabaco, de hecho, la famosa tienda Gerard Pere et Fils en Ginebra (Suiza) aboga activamente para que su comunidad de clientes deje respirar "libremente" los cigarros que conserva, con el objetivo de que estos expresen al máximo sus propiedades organolépticas; no obstante, y si bien casi todo el mundo coincide en que el celofán reduce un poco los efectos positivos del añejamiento en el puro, nadie niega que el mismo es sumamente útil para conservar la integridad del cigarro durante su transporte, limitando la contaminación por contacto y el deterioro por fricción, así como también aporta una barrera adicional (aunque no insalvable) que desacelera la dispersión del peligroso gorgojo del tabaco.

Otra ventaja evidente del celofán, es que permite mantener un stock variado de cigarros en un mismo humidor, sin riesgo de que los aromas propios de una liga impregnen la identidad de otra, resguardando así la personalidad de cada puro.

Category: